Gracias Curro

Cuando pienso en Curro Vázquez lo primero que me viene a la memoria es su sonrisa. Es una sonrisa pícara, de alguien que ha vivido mucho y que sabe aún más, y sobre todo, es una sonrisa sincera, que le llega a los ojos y se los ilumina. A diferencia de muchas sonrisas, que son una simple curvatura de labios.

Bj5XF7pIIAAx-k2

Curro es Curro cuando habla, en torero, armando muletas invisibles con las manos, acariciando el aire, templando la voz, la elegancia en las maneras, sin artificio. Y Curro es Curro cuando pisa, siempre torero, como si Las Ventas se formara bajo sus pies y aquellas tardes de gloria lo acompañasen a diario, porque Curro vive en torero, y es más torero en el campo que todos los demás de luces y en Sevilla.

Curro es Curro cuando te da un abrazo y te pregunta, como si lo hubieras visto ayer, como si no hubiera pasado el tiempo, y es Curro cuando te guiña un ojo desde el callejón, pese a la tensión y al estrés. Curro es Curro cuando está pendiente de cada detalle, desde el toro reseñado para una plaza de tercera hasta el aficionado que sigue al torero, y es Curro cuando se sienta a tu lado y cada palabra es una lección, de vida y de toreo. Y es Curro cuando se emociona hablando de Antoñete, de los victorinos o de Las Ventas. Y te descubres mirándole con la sonrisa pintada en la cara, sabiendo que hay momentos que no se pagan con dinero.

Hoy, después de hablar con él por teléfono y de escucharle reírse, entre pregunta y pregunta, me he vuelto a sentir nostálgica de aquellos viajes y hoteles, y de saber que por lejos que me fuera, con Curro por allí, siempre me iba a sentir como en casa. Y me he acordado de la primera vez que me senté a hablar con él, de su cercanía y de esa manera tan suya de hacerte sentir cómoda. Le he vuelto a ver acercarse, tan torero, sonriendo, con la seguridad del que se sabe dueño del misterio y le he visto sonreír. Y como aquella vez, he vuelto a entender que torero se nace, y me he vuelto a sentir afortunada por tantas tardes y tantas sonrisas, por tanto cariño.

Y hoy quiero dedicarle estas letritas con toda mi gratitud y todo mi cariño, aunque no tenga Internet ni sepa de la existencia de este blog. Porque me apetece y porque se lo merece.

Gracias, Curro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s